dimecres, 16 d’octubre de 2013

El Alce

En Le Roi des Aulnes Michel Tournier habla de la aparición del alce en el bosque bàltico. Malcovich nos lo dejó ver en la versión de la novela Der Uphold que dirigió el gran Volker Schlöndorff. Yo también quise ver el alce, pero el alce, como las quimeras no se deja ver, solo entrever hasta que no sabes si lo ves o no lo has visto. En quince veranos en la taiga, cuatro alces entrevistos significa que no son solo un símbolo de tránsito ni un apunte en una novela de Mankell. Este año, ella estaba allí.


Moose from Josep M. Comelles on Vimeo.

Te mira y la miras. No sabes si te ignora o si está vigilante. Un límite simbólico os separa. No abandonará el lindar del bosque. Me queda un gesto de adiós, o un hasta la vista, quien sabe cuando y dónde.