dimarts, 25 de novembre de 2008

Autocaravanas, connais pas? II El chasis y el interior

El comprador de coche lo elige mediante criterios distintos a los que emplearía para comprar o alquilar su propia casa. La enorme variedad de la oferta nos hace creerque cada coche es singular, pero el coche es sólo un medio de transporte. La autocaravana es, sobre todo y ante todo, nuestra casa y durante años, los nómadas del Norte nos hemos saludado al cruzarnos por la carretera.

En el mundo de las autocaravanas el chasis es bastante estandard: desde los ochenta la Fiat Ducato es la reina indiscutible del asfalto (más aun si le añadimos sus gemelas de Peugeot o Citroën que comparten los mismo). Tras tres décadas, solo disputan su hegemonía, modestamente, las Ford Transit, algunas Renault, las Mercedes-Benz y las eternas Volkswagen Westfalia destinadas a un uso distinto. Tal es la hegemonía Fiat que cuando duermes en un camping , con todo cerrado, las reconoces por el peculiar traqueteo del Diesel marca de la casa. Por tanto, poco que elegir, más allá de los chasis puramente industriales de las más baratas y los chasis rebajados de las más caras. Hay dos batallas básicas (distancia entre ejes) una más corta y una más larga. Aconsejo estas últimas por la estabilidad que ofrecen en curva, pero si la economía no lo permite cualquiera sirve, en fin de cuentas una autocaravana exige una conducción muy prudente y conservadora.

Nosotros hemos sido históricamente fieles a la Fiat de tracción delantera, un vehículo de base industrial, de motores muy robustos, y a los que la invasión de la electrónica no ha restado nada de su sencillez de base. En toda Europa hay concesionarios y talleres que las reparan, y aunque hay que reconocer que de vez en cuando tienen alguna tontería, la fiabilidad de estos vehículos es proverbial.

Aunque en el mercado de segunda mano, las anteriores al 2000 aun pueden no tener dirección asistida o aire acondicionado en cabina y mecánicas turbodiesel, todo lo posterior son motores turbodiesel de gestión electrónica por encima de los 110CV y que permiten medias en autopista de unos 80/100kms hora con consumos, ahí depende de varios factores, entre los 9 l/100 y los 12/13l/100 kms. El consumo está directamente relacionado con tres o cuatro variables principales: la dirección y la fuerza del viento especialmente en las capuchinos (las de cama sobre la cabina), la carga del vehículo, y las ganas de mantener velocidades en autopista por encima de los 110kms/hora. Fuera de las autopistas una autocaravana de 6,20 ms y 130CV consume una media de 9,5l para un motor de 2800cc. Conducir estos vehículos no es como andar en un BMW. Requieren una conducción regular y prudente, en el carril de la derecha de la autopista, y en las carreteras normales una conducción de paseo que es para lo que se han diseñado. Por eso cuando empiezan a haber con cambio automatico- nosotros lo llevamos -, el consumo se reduce y la placidez de la conducción -?te gusta conducir? - se multiplica por cinco

Dicho esto, la elección va a basarse en la mayor parte de casos en: 1) La habitabilidad: con niños las capuchino son cómodas porque no hay que montar camas y durante el día el capuchino sirve de almacén de sacos y mantas; las profilé tienen mejor aerodinámica y son muy adecuadas para parejas, solitarios y solitarias o incluso para parejas con hijo único. 2) La longitud debe tenerse en cuenta. Hasta 6ms o 6ms y medio los costes de peajes y de los ferrys se reducen y la habitabilidad es razonable para los muy nómadas con o sin niños. Más allá de los 6,5 ms se entra en un mercado de personas mayores que viajan más de dos meses y quieren disponer de mucho espacio y 3) El equipamiento: nosotros preferimos ducha separada del baño. Tanto con niños como sin hay menos mojadura de todo. Las neveras pequeñas son suficientes para la vida cotidiana en que uno encuentra un supermercado en cada esquina. Hay que mirar cuidadosamente el número de armarios, arcones y espacios porque, como en los barcos, no se acaba nunca de necesitar rincones - especialmente cuando van niños y hacen falta espacios para cochecitos, sillas especiales, bicis y juguetes de todo tipo.